Meme Solís y María Martha Serra Lima en concierto

 

 

Con sus éxitos de siempre, temas de reciente factura y un homenaje a grandes compositores latinoamericanos, Meme Solís y María Martha Serra Lima ocuparán juntos, por primera vez, la escena del Teatro Manuel Artime con el concierto Un canto al amor.

El espectáculo producido y dirigido por Félix Romeo, que se presentará el sábado y el domingo, también incluye al Grupo Vocal de Meme y una orquesta dirigida por los maestros Carlos Hernández y Daniel García.

Pese a que Solís y Serra Lima se conocen hace más de 20 años nunca habían tenido la oportunidad de compartir un escenario. De ahí que no escatimaran esfuerzos para darlo todo en estos conciertos.

“Llevamos más de un mes ensayando”, cuenta Solís en una pausa de la sesión fotográfica para El Nuevo Herald, tras ofrecer un anticipo con Serra Lima del repertorio que tienen preparado.

La dupla recordó que durante los encuentros escucharon canciones románticas de todas las épocas para escoger la selección adecuada. Al final decidió hacer un popurrí de boleros, otro de tangos, cantados a dúo, y un par de bloques con sus canciones más conocidas.

“Estoy feliz. Mi redescubrimiento de Meme es otra cosa más que le debo a los cubanos de Miami”, dice Serra Lima, al tiempo que celebra la capacidad del cantautor para adivinarle “hasta la respiración” cuando la acompaña al piano. “El no sólo es un músico extraordinario. Como persona es divino”.

De Solís, ella cantará Cuando me hablan de amor y Sin un reproche. Luego repasará Qué hermosa tarde, Como toda mujer y El viaje, entre otros números que le piden en sus giras por Sudamérica, adonde viaja acompañada por el maestro Daniel García, su director musical desde hace 34 años.

“Daniel me conoce al dedillo. Nos llevamos tan bien que nos basta un leve gesto para comunicarnos en la escena”, revela la cantante.

Por su parte, el cantautor interpretará, con su grupo vocal y la orquesta, algunos de los temas que popularizó en Cuba en la década de 1960, como Di que me amas y La razón de sufrir, títulos más recientes, y El último café, que contará con la participación especial del bandoneonista argentino Osvaldo Barrios. El artista plástico Evelio Lecourt se encargó de la escenografía del espectáculo y Vladimir Ameneiro, del diseño de luces.

“Cuando conocí a María Martha no imaginé que fuera una persona con la que se pudiera trabajar tan fácil”, recuerda Solís. “Pero en estos ensayos comprobé que aporta muchísimo y acepta cualquier sugerencia sin problemas. Realmente tenemos una química muy grande”.

El cantautor escribió los arreglos en colaboración con el maestro Carlos Hernández, con quien lleva trabajando en exclusiva desde hace 20 años. Y al referirse al trabajo de Romeo, elogió su trabajo como director y productor del medio centenar de espectáculos concebidos para él entre Miami, Nueva York y Los Angeles.